{ Bienvenido } Soy Beatriz y te doy la bienvenida a mi espacio, El Diván Azul, un lugar en el que compartir lo que sé contigo, para que podamos crecer juntos. Si quieres aprender conmigo, date una vuelta por la sección tutoriales y para ver parte de mi trabajo, visita la galería. Gracias por dedicarme parte de tu tiempo.

rss en Twitter rss rss rss

22 de junio de 2016

La sonrisa de Lucía

Llevo días pensando en cómo escribir esta entrada y sigo sin saber muy bien cómo afrontarla porque han sido momentos muy duros, porque no sé si os va a interesar y tampoco quiero que sea muy larga. Pero aquí estoy, a las 7 de la mañana de un 22 de junio, sentada delante del ordenador y con la puerta del estudio abierta por si mi pequeña Lucía se despierta y empieza a llorar.

Quizás debería haber empezado diciendo que un día como hoy, hace cuatro meses, dí a luz a una preciosa niña a la que hemos llamado Lucía. Tuve un parto maravilloso, natural, acompañada por mi medio pomelo, casi el parto soñado (si os interesa el tema, os puedo hablar sobre mi parto y cómo me preparé para él, solo tenéis que ponerlo en los comentarios).Y digo casi porque sabíamos que Lucía venía con una comunicación interventricular y estábamos preocupados a pesar de que en el embarazo no nos lo pintaron muy mal.

Lucía unas horas después de nacer.
Lucía nació muy bien así que estuvimos un rato en reanimación y de ahí nos fuimos a la habitación. Al principio todo marchaba genial, pero conforme fue pasando la noche, cada vez estaba más inquieta: respiraba como si estuviese fatigada, solo estaba tranquila cuando la tenía en brazos pero en posición vertical, lloraba de manera muy bajita, como si le doliese algo. Como mamá primeriza y como los pediatras nos habian dicho que estaba bien pues yo lo achacaba a que tenía hambre o estaba incómoda, en fin, a cosa de bebés. Pero por la mañana se puso peor, más rara y, cuando la bajamos a que la viera el cardiólogo, nuestro mundo se vino abajo. Además de la CIV, Lucía venía con una coartación de la aorta severa, tenía unja hipertrofia del ventrículo izquierdo y necesitaba ser operada de urgencia.

Y todo se precipitó. Menos de 24 horas después de haber dado a luz, me pedí el alta voluntaria y nos fuimos a Córdoba, al Hospital Reina Sofia, donde trasladaron a mi bebé. No recuerdo bien esos momentos, creo que mi cerebro los ha dispersado en una nebulosa para que no sea tan doloroso. Ni siquiera recuerdo sentir dolor físico a pesar de que había dado a luz unas horas antes.

Lucía con dos días de vida, antes de ser intervenida por primera vez
La operaron de la coartación con 4 días, un 26 de febrero. Pero la cirugía no salió bien: a pesar de todas las pruebas que le habían hecho, la coartación era más estrecha y larga de lo que se esperaban. No sabían cómo iba a evolucionar, ni cómo iba a ser la recuperación. Lo único que teníamos claro es que en el mejor de los casos podría aguantar unos meses para que ganase peso y pudiese ser intervenida de nuevo con algo más de garantías. Era una extracorpórea: una operación muy complicada y larga porque además de corregir la coartación tendrían que corregir la CIV.

Nos tiramos 35 días en la UCIP y durante muchos días Lucía estuvo colgando de un alambre: problemas con los riñones, varias intubaciones y extubaciones, transfusiones de sangre, otra cirugía más porque el diafragma se le había quedado paralizado... Sin embargo, nunca perdimos la esperanza y en nuestra mente solo habia un pensamiento: volver con Lucía a casa. 



Y entonces Lucía empezó a mejorar y nos pasaron a neonatos. No nos lo creíamos, estabamos felices porque nuestra pequeña iba mejor, nos íbamos a ir a casa... pero no fue así. A las dos semanas de estar en neonatos se puso muy malita y nos dijeron lo que más temíamos, que no aguantaba, que iban a tener que hacer la operación definitiva ya porque se le estaba atrofiando también el ventrículo derecho. Y que no sabían si iba a tolerar la operación y el postoperatorio.


Y ahí me vine abajo, pensé que no lo iba a superar, que era muy pequeña para esa operación, que en menos de dos meses ya había pasado dos veces por quirófano. No quería verla sufrir más. Porque habíamos visto sufrir a muchos niños allí y habiámos compartido ese sufrimiento con sus papás. Porque lo más duro que hay en el mundo es ver a un hijo en esas condiciones. Y estuve a punto de tirar la toalla en el momento en que mi hija más me necesitaba. Creo que nunca he llorado más en mi vida, ni me he sentido tan sola y desamparada. Realmente no hay palabras para expresar cómo me sentí en esos momentos. Estaba completamente rota por dentro

Pero fueron solo eso, momentos. Porque si algo he aprendido allí es que no se puede tirar la toalla mientras ellos luchan. Hay que estar a su altura, ser fuertes y tener siempre una sonrisa en la cara y en el corazón. Porque ellos lo notan y lo sienten y necesitan que estemos fuertes para ellos. Porque ver una sonrisa en su cara hace que todo, todo valga la pena. 

Le hicieron la cirugía definitiva un 25 de abril y todo salió más que bien. Después de otros tantos días en UCIP, nos mandaron a planta. Y allí, por fin, pude coger a mi pequeña Lucía y estar con ella las 24 horas del día. Y ejercer de mamá. En planta también nos llevamos algún que otro susto, pero se quedó solo en eso y el viernes 27 de mayo nos dieron el alta y nos vinimos a casa. 

Foto en la UCIP después de la 3 operación, antes de pasarnos a planta

Foto tomada recién llegados a planta. Lucía todavía tenía el oxígeno además de la sonda de alimentación
Lucía con su papá ya sin oxígeno pero con sonda (nos fuimos a casa con la sonda nasogástrica)

Han sido los peores 92 días de mi vida. Pero también ha habido cosas buenas y es que si sabes mirar siempre las hay:

  • He aprendido mucho sobre sobre mi misma, de la capacidad que tengo para superarme y reponerme, de lo mucho que me ha ayudado el esforzarme en ser optimista, de lo que realmente es importante en esta vida.
  • He aprendido mucho de la gente me rodea, incluso de personas que no son cercanas a mi y que, sin embargo, se han volcado en nosotros. A ellos solo puedo darles las gracias de corazón porque, aunque no soy una persona creyente, agradezco cada oración y cada pensamiento que le han dedicado a mi pequeña Lucía.
  • Me he dado cuenta de la relación tan sólida y fuerte que tengo con mi marido, de lo mucho que nos amamos y cómo nos apoyamos y tiramos el uno del otro. Si hemos superado esto con tanto amor, nuestra relación es a prueba de bombas.
  • He conocido a gente bella de verdad, que te da lecciones de vida y te enseña que la bondad realmente existe, desinteresadas, fuertes, solidarias.
  • He sido consciente de la suerte que tenemos con nuestro sistema de Sanidad porque hay magníficos profesionales que, además, son personas increibles y porque en otro país mi hija hubiese muerto sin tener ni una sola posibilidad. 

Y con esto es con lo que quiero que os quedeis, que incluso de las experiencias más dolorosas y traumáticas hay una enseñanza que podemos aprovechar, que la vida es preciosa y única, que hay que vivirla con amor y hay que aprovecharla. No dejéis que nadie os intente convencer de lo contrario porque os estarán contando una mentira. Eso es lo que le digo a Lucía todas las noches al oido, mientras duerme entre su papá y yo. 




Si queréis seguir mis andadas como mamá, lo podéis hacer a través de instagram, donde posteo casi todos los días. Me podeís buscar por @eldivanazul o por los hastag #unamaternidaddiferente #eda_baby o #corazónpachuco.

15 comentarios :

  1. Hace mucho que no paseo por los blogs pero me topé con esto y me hizo emocionar, cuanto me alegro que Lucía esté recuperada y en su casa, por cierto es hermosa!!
    cariños,

    ResponderEliminar
  2. Me alegra saber que tu pequeña y tú estáis bien!! Ha sido duro pero como dices, todo esto os ha hecho más fuertes y más unidos!

    Un besazo y enhorabuena por ese bombón!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias! Ahora lo que nos queda es disfrutar de ella a tope!

      Eliminar
  3. Qué historia más conmovedora y qué ejemplo de fortaleza y lucha mparable!!!! Eres una valiente!!!! Cómo me alegro de que el final sea tan maravilloso y disfrutéis cada día de vuestra pequeña que por cierto no puede ser más bonita!!!!
    Un besazo!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias!! LA verdad es que tenemos mucha suerte de que Lucía este con nosotros. Es un regalo de la vida.

      Eliminar
  4. Felicidades Beatriz , felicidades por esa preciosa princesa y felicidades por esa fortaleza y ganas de luchar que has demostrado y que claramente ha heredado tu hija .
    Gracias por compartirlo y por esos ánimos para quien no encuentra donde aferrarse .
    Mil besos !!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Vicky! Quería compartirlo por si alguien se ha visto en una situación parecida, que sepa que no estña sola, que esto le toca a cualquiera. Un besote.

      Eliminar
  5. Bufff Beatríz, se me han saltado las lágrimas...
    Ya te dije por el instagram que no suelo comentar a nadie q no conzcoa personalmente, pero que tu historia me había llegado y que si uno de mis comentarios te llenaban d fuerza y os animababa, ahí lo ibas a tener...
    Qué valientes sois y qué campeona tienes, después de leer tu historia entera estoy cada día más convencido de ello.No me puedo imaginar cómo os sentisteis con todo lo que habéis pasado, cuanto dolor pero de todo eso habeis salido victoriosos... me ha emocionado como cuentas que el dolor y la flaqueza os ha unido más y en lo que más razón llevas, que nunca nunca nunca hay que rendirse. La vida es bella y hay que exprimirla al máximo.
    Ahora cuando haya días malos,que como ayer sguro que los hay, recuerda todo lo pasado y superado, y sólo mira esa carita preciosa y esa súper sonrisa que nos vuelve locas a todas las que te leemos y seguimos, y haz que se te olvide todo.
    Un besazo muy muy muy grande. Seguirás teniendo mis mensajes de ánimo, fuerza y cariño aunque no nos conozcamos, si te eso sirve ahí los tendrás! Ánimo pareja valiente!!! Dale un mordiskin a esa campeona.
    (Y si, escribe sobre tu embarazo,tu preparación.... que eso nos sirve a todas)

    ResponderEliminar
  6. Anónimo30.6.16

    Doy gracias a Dios que todo haya salido bien. Hermosa Lucía!

    ResponderEliminar
  7. Hola Beatriz, me has emocionado con tus palabras y con tus fotos, me has hecho rememorar sentimientos antiguos que afortunadamente los dejamos en el baúl y que espero no tener que sacar de nuevo. Te felicito por esa niña tan Valiente y luchadora y tan preciosa. Gracias por este momento de intimidad y mucha suerte y mucho ánimo para disfrutar el futuro con ella. Un beso enorme

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tu comentario. Me he dado cuenta de que somos muchas mamás las que hemos tenido que pasar por un trago semejante. Un beso muy grande.

      Eliminar
  8. Anónimo1.7.16

    Cuánto me alegro que la hermosa Lucía se encuentre bien y en casa con los papis!!!!! Enhorabuena familia!!! Un beso.

    ResponderEliminar
  9. Desde que me escribiste hasta hoy no he tenido fuerzas para leerte. Estoy a flor de piel. Quiero que sepas que estoy muy orgullosa de ti, de vosotros, que si estuviera cerca te daría un abrazo... No nos conocemos y te entiendo tan bien. Disfruta mucho de tus dos amores, ¡sed felices!

    ResponderEliminar

{Los comentarios pasan por moderación para evitar el spam}

Gracias por pasarte y comentar, sin ti esto no sería posible. Que tengas un buen día.